Toyota y su apología de los clichés estadounidenses

   /   7 agosto 2014   /   Publicidad Toyota USA - Swagger Wagon

A Toyota se le va la olla y hace una campaña con un rapero, luces de neón, familia prototípica y sin mostrar nada del coche

Si algo nos han transmitido las películas americanas y los mega shows estadounidenses es que al otro lado del charco las cosas se hacen a lo grande. Las familias viven en casoplones de tres pisos y sótano, la universidad es un lugar donde la gente va bailando por los pasillos y la comida sólo merece ser considerada como tal si contiene más calorías de las que tu cuerpo puede asimilar. Esto, al menos, es lo que se nos vende acerca de América.

“Regreso al futuro”, “American Best Dance Crew” y Eminem

He aquí una película, un show de televisión y un cantante que comparten su origen estadounidense y que han derivado en grandes fenómenos internacionales. Ahora bien, Toyota (marca JAPONESA de coches) ha creído conveniente crear una campaña para Estados Unidos con clichés de Estados Unidos, y esto es exactamente lo que le ha dejado hacer al equipo creativo de Saatchi & Saatchi. En definitiva, la campaña vende el espíritu americano a los propios americanos en un acto de canibalismo solo comparable a cuando Mr.Potato se pone a comer patatas Lays…

Antes de que sigáis leyendo, miraos el spot de Toyota:

¿Sorprendidos? ¿Confusos? ¿Asustados? ¿Apuntándoos a una escuela de baile o comprando un billete de avión a Estados Unidos? Madre mía, ¡jamás había visto derrochar tantísima energía por un coche! El spot se resumiría en algo así como: padres molones, hijos que imitan el descaro y la provocación de Miley Cyrus o Justin Bieber (porque, como todos sabemos, es este el tipo de comportamiento que hay que estimular en los niños que vean la campaña), un coche iluminado de manera futurista, escenas dignas de Karate Kid o Spy Kids, un toque cómico, una “canción” pegadiza, un rapero conocido, planos ralentizados, el intento de contar una historia, una coreografía masiva a lo flashmob y el formato más propio de un videoclip que de un spot.

Hay que ver, no se han dejado ni uno solo de los clichés que América ha ido creando y que hoy en día fascinan a medio mundo.

Diferente, pero… ¿se entiende?

El spot puede pecar de muchas cosas, pero (paradójicamente, ya que se limita a mezclar una abrumante cantidad de clichés) se le debe reconocer la explosión de “originalidad” que supone respecto al mercado publicitario de coches. En este spot no es que Toyota desplace las características funcionales del coche a un segundo plano, sino que… ¿a quién demonios le importan? Igualmente, en la campaña no es relevante el aspecto estético del producto, que a duras penas se aprecia entre las infinitas luces de neón y los planos de noche… así que solo me queda suponer que la marca le pidió a su agencia que le hiciera un spot “bonito”. Simplemente, bonito.

La pregunta es: ¿los consumidores lo entienden y lo asocian correctamente a Toyota? Al margen de que el vídeo en cuestión se convirtiera en contenido viral en Internet (único medio de difusión posible, ya que tiene muy pocas posibilidades como anuncio para televisión), estoy convencida de que lo único que aprecia el consumidor es una familia de pirados haciendo aspavientos en torno a un coche.

¿Qué posicionamiento es este?

Volvo se asocia con el fabricante de coches más seguros del mundo. Luego están las marcas que el consumidor compra por el cuidado aspecto estético del coche, porque están especializadas en modelos deportivos o familiares, porque les interesan unas buenas prestaciones de velocidad y rendimiento del motor… Pero aquí, ¿se puede saber qué nos está vendiendo Toyota?

El que acabas de ver es uno de los spots más recientes de Toyota en España, y en él también se aprecia el tono desenfadado, incluso gracioso, que pretende transmitir la marca más allá de las publicidades de carreteras infinitas y de descripciones acerca del coche. Entonces, ¿Toyota es una marca de coches para los que no se toman la vida muy en serio? ¿Cuando la marca se anuncia no tiene intención de convencernos de lo bueno que es su producto, sino que solo pretende entretener al espectador?

Por mi parte, no estoy segura de querer viajar en un coche que no sea ni seguro, ni funcional, ni amplio, ni eficiente… sino sólo “divertido”.

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR