Thomson Holidays y el ogro que necesitaba un descanso

   /   26 junio 2014   /   Publicidad Thomson Holidays - Ogro

Un buen ejemplo de disrupción en las campañas de paquetes vacacionales: Simon, un ogro primo de Shrek y Thomson Holidays

Hoy nos llega desde Londres una nueva película de Shrek. El ogro que protagoniza este anuncio de dos minutos de duración ha sido bautizado con el nombre de Simon y experimenta la típica sensación de ser rechazado por la sociedad.

La historia viene contada de la mano de la agencia BMB y de la marca Thomson Holidays, una empresa que se dedica a gestionar las vacaciones de millones de personas y tanto en lo respecta a aviones como a hoteles o cruceros.

¿Cómo vendo unas vacaciones?

Por más vueltas que se le dé, las vacaciones son un bien intangible (y muy general, porque no estás vendiendo la estancia en un hotel concreto o el vuelo con una compañía determinada, sino que estás ofreciendo el espacio a través del cual el cliente puede escoger) que sólo se ha conseguido vender de dos maneras: tiempo de felicidad con los tuyos o precios bajos. El primer tipo de anuncios da lugar a los manidos spots de playas paradisíacas, masajes y parejas o familias corriendo con una sonrisa permanente en los labios; no creo que necesitéis que os ponga un ejemplo. El segundo da lugar a spots con poco atractivo estético, que necesitan transmitir una gran cantidad de información en poco tiempo y en los que existe el imperativo de destacar como la forma más barata de encontrar tus vacaciones ideales (lo que tiene coherencia con el spot, que también es mucho más barato de producir que uno rodado en diferentes entornos de ensueño). Un claro ejemplo de este segundo tipo de spots son los que suele mostrarnos Trivago:

Thomson Holidays intenta innovar

Existiendo este panorama, la empresa Thomson Holidays dice: “¡Ya está, vamos a innovar! Utilizaremos la familia feliz, que eso siempre queda bien, pero también podemos mostrar la parte contraria del hombre triste y desdichado”. Y Thomson Holidays innovó tanto… que toda su plantilla quedó un día en la sala de juntas para ver las películas de Shrek:

La idea sigue siendo la misma de siempre: vete de vacaciones, disfruta con los tuyos y sé feliz. Tampoco estoy segura de que el mensaje se entienda bien con una primera visualización poco atenta, y es que la idea inicial de la marca es transmitir que el marido (Simon, no olvidemos que los ogros también merecen un nombre) tiene ese aspecto físico debido al excesivo tiempo que pasa en la oficina y al poco tiempo que dedica a su familia. Las vacaciones le permiten invertir esta situación, lo que, sumado a un agradable baño en una playa con propiedades mágicas, le hace recobrar su forma humana. ¿Volverá a convertirse en ogro en cuanto acaben las vacaciones y ponga un pie en la oficina?

Los ogros no nos gustan

Que la idea es un intento fallido de originalidad en el sector de las vacaciones, vale. Pero es que el spot también ha dado lugar a quejas por parte de algunos consumidores, quienes argumentan que se muestra una imagen denigrante de las personas con deformaciones o con algún tipo de discapacidad. Aquí os dejo el link a uno de los artículos que han surgido en torno al asunto.

Personalmente creo que estas consideraciones están bastante alejadas de la realidad, aunque sólo sea por lo poco que se han esforzado en diferenciar al protagonista de la campaña del inocentón personaje de Shrek.

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR