Spirit Airlines: la relación amor/odio con las aerolíneas low cost

   /   24 julio 2014   /   Publicidad Spirit Airlines

Viajar con Spirit Airlines es pagar por un mal servicio. Si no lo sabías, la empresa te lo dice descaradamente en este spot.

Spirit Airlines es una empresa americana que en su país está posicionada con la ventajosa y deseada imagen (nótese la ironía) que aquí tienen aerolíneas como Ryanair o Vueling. La marca en cuestión fue fundada en el 1980, gestiona vuelos por toda América y actualmente cuenta con una flota de aviones que apenas supera el medio centenar.

¿Qué es una aerolínea low cost?

Creo que esto lo sabemos todos, pero nunca está de más hacer un repaso a las maravillosas cualidades de los negocios low cost. Se trata de obtener un servicio básico en el que pagas poco a cambio de poca calidad: el avión te llevará de un destino a otro, sí, pero olvídate de tener comodidades a bordo.

Los que hayáis volado alguna vez con Ryanair o Vueling lo habréis sufrido en vuestras propias carnes: espacio entre asientos tanto o más pequeño que en un autobús, entrada al avión sin preferencia ni asiento asignado (he llegado a ver sangre derramada por conseguir el asiento de la ventanilla), importantes esperas para embarcar y despegar, poca asistencia e información (cuando llegas al aeropuerto de destino lo mejor que puedes hacer es seguir a la fila de pasajeros que ya saben dónde está la salida) y un desgaste psicológico bestial durante todo el vuelo, a lo largo del cual el pasillo central del avión pasa a ser una mezcla entre la escena del carro de las chucherías del Expreso de Howgarts y el “agua, fanta, bear” de las playas.

A todo esto, además, hay que sumar la desconfianza que se tiene en las aerolíneas low cost respecto a la seguridad del pasajero. Es sabido que este tipo de aviones aterrizan y despegan infinitas veces en un mismo día, a veces con sólo media hora de descanso entre vuelo y vuelo. Entre esto, que la revisión de los aviones no se hace con tanta frecuencia como debería y que cada cierto tiempo nos llegan noticias sobre la despresurización de la cabina de pasajeros o misteriosas averíasSé que pago poco por volar, pero lo mínimo que pido es sobrevivir. Gracias. 

Un spot estúpido y sincero

El consumidor sabe todo esto y los hechos lo demuestran, así que… ¿por qué negarlo? No sirve de nada acribillar al usuario con un “somos buenos” si después coge un vuelo y descubre la mentira; le engañarás la primera vez, ganarás una venta y después unas cuantas malas críticas en torno a todos sus familiares y amigos. Así que Spirit Airlines pasa de complicarse la vida con rebuscadas maneras de decir la verdad a medias (cosa que, por otra parte, es en lo que se basa mayormente el arte de hacer publicidad) y crea un spot que me gustaría calificar de absurdamente barato, cutre, estúpido, pegadizo, sincero… ¿y efectivo?

¡Hate, hate, hate, hate! La chica se hace odiar, ciertamente, e imagino que además pretenden darle un aire de verosimilitud y cercanía al utilizar los tweets de los consumidores. En parte se agradece que dejen de tomarte el pelo con cosas que sabes que, una vez compres el billete de avión, no van a ser así, pero deberían intentar mejorar su servicio (un imprescindible antes de intentar mejorar su imagen) en vez de reconocer que sus vuelos son una mierda y quedarse de brazos cruzados.

Alcance de la campaña

La campaña se completa con una página web mencionada en el propio vídeo. Sin embargo, este site es tan cutre y poco trabajado como el spot (de hecho, el spot es lo único que encontrarás en la web) y ni siquiera tiene un nombre que lo vincule con Spirit Airlines, la marca para la que se supone que ha sido hecho.

Las aerolíneas low cost siempre son fuente de una gran bipolaridad por parte del usuario. Al comprar el billete se hace una idea y acepta el mal servicio que va a encontrar; sin embargo, el consumidor se sigue quejando de lo poco que vale su dinero. Del otro lado está la marca que recibe las quejas, que puede intentar exprimir su presupuesto al máximo para mejorar… o puede hacer una campaña como la de Spirit Airlines para demostrar que lo hace mal, que lleva su desastre de empresa con la cabeza bien alta y que no tiene ganas de solucionar ni mejorar nada.

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR