Samsung Galaxy S5: Juguemos a saber quién eres

   /   6 abril 2014   /   Branding samsung-galaxy-s5

Estamos dispuestos a regalar nuestros datos por tener la posibilidad de ganar un móvil. ¿Estamos bien de la cabeza?

Hoy en día prácticamente el 100% de la población tiene al menos un teléfono móvil. Sin embargo, no a todos nos gustan el mismo tipo de móviles: están los fanáticos de Apple y de los iPhone, los que creen que los móviles con sistema operativo Windows son una opción a tener en cuenta o los que sólo comprarían móviles con Android; los que creen que Sony vende los mejores móviles del mercado o los que, simplemente, se decantan por el modelo más barato.

Ahora bien, ¿cómo son exactamente los compradores de teléfonos móviles Samsung? Y del teléfono Samsung Galaxy S5? ¿Qué les gusta hacer, cómo pasan el rato, cuáles son sus hobbies, son personas muy sociales o no, viven conectados y muy pendientes de las nuevas tecnologías o no?

Aquí, Samsung puede llevar a cabo tantos estudios de mercado como quiera y lograr establecer un perfil bastante acotado para su marca y, más concretamente, para su producto. Puede hablar de generalidades, de datos que intuye (si adquieren un smartphone que tiene mil funcionalidades más al margen de la de llamar es que ha de gustarles sí o sí la tecnología) o de datos que extrae de aquellos que ya son sus usuarios. Pero… ¿qué pasa con aquellas personas que se morirían por tener un Samsung Galaxy S5 pero que no se lo pueden permitir? O que lo han pedido para su cumpleaños pero sus padres o familiares les han “traído” otro, o que aún tienen un móvil demasiado nuevo como para volver a cambiárselo, o que… En efecto, no todos los individuos que quieren un Samsung Galaxy S5 se lo acaban comprando, de la misma forma que la información que la marca pueda extraer de sus estudios de mercado será menos fiable que la que puedan proporcionar los propios interesados en el producto.

Y aquí es donde se demuestra una vez más que los consumidores somos imbéciles. “¡Participa en el sorteo de un Samsung Galaxy S5!”, vemos, y empezamos a babear con solo pensar en las muchas posibilidades que se abren ante nosotros. Nos encanta la tecnología, y no importa que ya tengamos un móvil que funciona correctamente, un ordenador potente o un mp3 con capacidad para un millón de horas de música: “¿por qué no participar y conseguir un gadget nuevo?”. Aunque lo que se sortee ni siquiera sea mejor a lo que ya tenemos, ¡no importa!

Así que Samsung crea un “juego” que ni quiera parece divertido o gracioso. El microsite al que se nos redirige nos invita a analizar nuestros perfiles sociales de Facebook y Twitter como requisito previo para poder participar en el sorteo del producto. Si la curiosidad (o la estupidez) nos hace darle al botón de “analizar”, la web dedica apenas unos pocos segundos a rebuscar entre toda la mierda que tenemos almacenada en nuestras redes sociales. Inspecciona el número de amigos que tenemos agregados, la cantidad de fotos que hemos subido y en las que aparecemos, la cantidad de tiempo que pasamos en dichas redes sociales o la interactividad que demostramos con personas o páginas temáticas. En unos pocos segundos, Samsung sabe con certeza si el target del móvil Samsung Galaxy S5 lo forman personas a las que les gusta Lady Gaga, Beyoncé o Metallica, ya sea por un “me gusta” en la página del cantante, por una mención en un estado o por una publicación compartida. Y después de llevar a cabo el análisis es imprescindible, como segundo requisito previo a la participación en el concurso, compartir la experiencia en Facebook. Así cualquiera de tus amigos puede verlo y pensar (en un momento de brillantez) que puede ser divertido. ¡Y qué demonios, que él también quiere un móvil nuevo completamente gratis!

Desde luego, espiar nuestras redes sociales es una forma increíblemente efectiva para conocer incluso a qué hora nos levantamos o acostamos.

Creo que a estas alturas de la sociedad de la información y la comunicación son ya muy pocas las personas que no están convencidas de que nuestros datos son una mercancía más. Los datos se venden a las marcas de todo el mundo, quienes las utilizan para conocer mejor qué queremos y, con ello, saber a través de qué argumentos ofrecernos sus productos y llegar hasta nosotros. Que sí, que en el momento en que aceptas tener un perfil en Internet (ya sea en Facebook o en cualquier blog minoritario) estás cediendo tus datos y arriesgándote a que tarde o temprano sean vendidos a una empresa. Pero una cosa es saber que eso sucede y otra muy distinta es pensar que, como al fin y al cabo acabará sucediendo, qué más da si entregamos nuestros datos personal e intencionadamente a cambio de algún que otro gadget de regalo.

Antes de despedirme os dejo el link del “juego” de Samsung, por si alguno sigue pensando que un móvil nuevo vale más que sus datos personales y quiere probar suerte en el sorteo:

http://www.samsung.com/es/mividasegungalaxyS5/

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR