#RoundTCR – Aburrimiento (Virgin Airlines) vs. Miedo (UK Coastguard)

   /   4 diciembre 2014   /   Publicidad #RoundTCR - Aburrimiento (Virgin Airlines) vs. Miedo (UK Coastguard)

Para qué aburrir al espectador, (Virgin Airlines), cuando puedes hacer que sufra, (UK Coastguard). #RoundTCR , a luchar

Casi todas las semanas os traemos un combate en el que el claro vencedor no sólo se alza con el título, sino con una ventaja sustancial de visitas en YouTube. Esta semana, sin embargo, el resultado será distinto: el ganador será, precisamente, el menos visto. Además, en #RoundTCR abordaremos una relación que nunca habíamos tratado: la que existe entre el mensaje y la emoción transmitida. Virgin Airlines, enciendan motores. UK Coastguard, enciendan sirenas.

Mal: Virgin Airlines y un tedio de cinco horas: “BLAH Airlines”

Quizá ya lo haya mencionado antes, pero es muy peligroso intentar transmitir un mensaje distinto al de la emoción que genera el spot publicitario en el espectador. Es un poco complejo de explicar, así que os dejaré aquí el anuncio de Virgin para que lo veáis más claro.

Ni yo ni nadie espera en serio que os traguéis las cinco horas de vuelo, (reales, sin repeticiones ni secuencias reutilizadas), que Virgin ha montado en este spot. Personalmente, ese punto de partida ya me parece en sí mismo erróneo: ¿para qué generar tantísimo contenido audiovisual y malgastar tantas horas de trabajo en un producto que nadie visualizará mas que a saltos de ratón? ¿No hubiera sido más sencillo realizar un vídeo de 10 minutos, (que nadie hubiera visto completos tampoco), con las mejores secuencias y el mismo mensaje?

Sea razonable o no, lo cierto es que el esfuerzo de Virgin Airlines por generar una falsa aerolínea les ha salido relativamente bien: las 730.000 visitas de YouTube podrían servir de prueba. Sin embargo, el resultado esperado se consigue sólo a medias; Virgin es una empresa que lleva cierto tiempo esforzándose por transmitir una imagen de alto standing, de un cierto punto de calidad mezclado con riesgo, que en este spot no aparece por ningún lado. ¿Dónde está Virgin aquí? ¿Dónde he de buscarlo, más allá del mensaje de “volar con nosotros sería más divertido”? ¿He de creérmelo sin más, puesto que no hay indicios de lo contrario en todo el vídeo, (ni pruebas, ya que estamos)?

Si a esto le sumamos que esta iniciativa sólo puede efectuarse a través de YouTube, (intentad colocar estas cinco horas en cualquier televisión, por pequeña que sea, y hablamos de costes y resultados), nos encontramos con un esfuerzo mayúsculo resultante en una rentabilidad minúscula, casi irrisoria: un comentario medianamente jocoso sobre un negocio falso, acompañado por el cojo intento de un “nosotros lo haríamos mejor”. ¿Seguro? Yo, por mi parte, no me lo creo. Por un precio infinitamente menor, Virgin podría haber montado un spot de corta duración mucho mejor colocado, (incluso en YouTube).

Bien: Coastguard y una tensa experiencia: “Every Second Counts”

Cada segundo cuenta, y así es como se titula este spot. Si comparamos los escasos 57 segundos de este spot con los 90.000 del spot anterior, la distancia es clara. La Agencia Marítima y de Guardacostas del Reino Unido probablemente tenga un presupuesto notablemente inferior al de Virgin, pero su producto es infinitamente más potente.

El montaje es sencillo de advertir: las imágenes idílicas de una playa en calma pasan frente a nuestros ojos mientras llamadas telefónicas mucho menos halagüeñas se superponen. Voces ahogadas y gritos de terror se mezclan de forma extraña con las suaves olas del atardecer, generando un resultado verdaderamente inquietante. De igual forma que en el spot anterior, la relación entre el mensaje y la emoción no es la habitual, aunque en este caso el objetivo se consigue a la perfección: mentalizarnos de los peligros de la costa, aunque esté en calma.

Las visualizaciones de este vídeo en YouTube son sensiblemente menores. Sin embargo, no considero que esto sea un problema por dos razones: en primer lugar, porque es un spot claramente diseñado para la emisión por televisión, lugar en el que el spot anterior no encontraría cabida. Habría que conocer las estadísticas de su emisión y sus resultados para juzgar adecuadamente su rentabilidad. Y, en segundo lugar, porque el objetivo de este anuncio no es vendernos un producto o una aerolínea, sino concienciar a la población sobre el método de actuación en caso de crisis.

Las ONGs y las organizaciones como UK Coastguard suelen ser artífices de los peores ejemplos de publicidad. Es triste decirlo, pero es así. No hay más que ver los anuncios de Unicef y Cruz Roja, campos habituales de spots de duración excesiva y confusión general. Las organizaciones gubernamentales y sin ánimo de lucro llevan años sin aprender los métodos más efectivos de concepción y montaje de un spot; quién sabe si por falta de intenciones, ineptitud o falta de presupuesto, (o una mezcla de los tres). Por esa misma razón, a UK Coastguard le honra haber producido un producto que, si no de capacidades virales, al menos establezca un nuevo nivel de calidad en la publicidad de causas más nobles que vendernos un turrón o una tableta de chocolate.

Conclusiones y anuncio para debate

Al final, los números no son lo único que cuenta. Aunque haya muy pocos medidores que importen más a la hora de evaluar un anuncio, lo cierto es que los hay; pero no confundamos esto con una licencia para hacer las cosas de cualquier manera. En un futuro idílico, los mejores ejemplos publicitarios procederán de ONGs, y no de marcas de champú.

Y hablando de champú:

Share Button

Fernando Palacios  

Trashumante. Redactor. Diseñador a ratos. Autor de Nanopassio y diversos proyectos. Aquí hablo de publicidad: de la buena, de la mala y de la que apesta. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?



Una valiente opinión

  1. Marina Hoyos Marín Marina Hoyos Marín dice:

    No me puedo creer las 5 horas del spot… al minuto ya estaba aburrida. La pregunta es ¿para qué? Sobre el anuncio de Coastguard, pienso que es una propuesta sencilla y que cumple con la finalidad.
    Estoy muy de acuerdo con lo que las ONGs realzan malos productos publicitarios. Siempre apelan a la sensiblería más barata, que a estas alturas ya no conmueven a nadie. Quien quiera ser de una ONG lo será por convicción, pero no por el anuncio. Es como la frase de “¿Y si sólo pudieras darle esto a tu hijo?” Sinceramente no.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR