OASIS y la percepción del mundo

   /   26 marzo 2014   /   Branding Facebook compra Oculus Rift

Facebook compra Oculus Rift y nos acerca todavía más a la sociedad distópica de Ready Player One. ¿Deberíamos preocuparnos?

Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Se afirma que esconde las piezas de un rompecabezas diabólico cuya resolución conduce a una fortuna incalculable.

Así se inicia una de las novelas más modernas de ciencia ficción, Ready Player One, una novela que se ajusta y explica muy bien la caótica situación que está por venir. Escrita por Ernest Cline en 2010, narra la historia futurista de una sociedad distópica al borde de la ruina, la pobreza y la verdadera y lamentable condición humana llevada a extremos. En ella, la sociedad en general han perdido el interés y “apetito” por el mundo real y pasan todo el día conectados a OASIS, un software de gran potencia que recrea un universo completo en experiencias para todos sus usuarios: se puede ir a clase, entretenerse y salir a tomar algo, dar una vuelta por una ciudad, comprar ítems para viajar a velocidades ultrasónicas… eso siempre acompañado de unas gafas de realidad virtual de alta calidad y un traje háptico para recrear todo tipo de sensaciones (incluido el dolor de un disparo).

¿No os suena la historia? Es la misma historia contada por los smartphones y la tecnología inteligente pero esta vez aplicada a la percepción humana del mundo. Fijaos, ya no basta con que llevemos encima todo el día un aparato móvil que nos geolocaliza y nos crea una dependencia comunicativa, sino que Google quiere quiere llevemos gafas, Samsung y Android pretenden que los llevemos como reloj de pulsera iWatch, y ahora Facebook quiere que perdamos la noción de la realidad. Como escribí hace ya unos cuantos meses, sobre el paradigma que implicaba la aparición de Oculus Rift y el futuro que nos auguraba si no había control sobre este, Mark Zuckerberg, propietario de Facebook, y famoso por ir sin cuidado ni tener escrúpulos con la información privada de las personas, compró ayer la empresa entera de Oculus VR por 2 billones de dólares y, señoras y señores, no pude evitar sentir miedo.

Actualmente, Facebook también cuenta con la propiedad de WhatsApp e Instagram y desde ayer, de Oculus Rift. Así pues, parece que el poder de las empresas reside poco a poco en el control de la información de las personas, pues si Facebook tiene en su posesión gran parte del tráfico de datos del mundo, las partes restantes seguro que las completan Google y otros primos-hermanos que comparten el pastel. Pero, parece que el tema que está en especial auge es el de bloquear nuestra visión (sentido básico para los humanos, es el que más utilizamos y el más primordial para nuestra especie) con información extra como Google Glass, Morpheus de Sony o Oculus Rift.

Y es que, ¿hasta donde estamos dispuestos a llegar? El capitalismo, el crecimiento desesperado y la innovación tecnológica son todos conceptos aunados que difícilmente caminan el uno sin el otro, y por ello cuando la realidad inmersiva aparezca en los mercados (no mucho más de 2 años, si llega) todos los consumidores lo recibiremos con los brazos abiertos, como una experiencia nueva, interactiva y la publicidad nos hará creer que realmente solo tiene beneficios. ¿Qué perjuicio puede tener ir a clase desde unas gafas en tu casa sin tener que moverte ni pagar un duro para el transporte? ¿O qué problema debería existir en trabajar o meterse en una sala de reunión virtual? ¿Acaso no es lo mismo que trabajar sobre un papel virtual como lo haces con un documento PDF?

Para nada es lo mismo, es preciso matizar sobre algunos temas. Para empezar, una cosa es crear herramientas, aplicaciones y tecnologías y la otra pensar en el tipo de usos sociales que puede tener. Esto es algo básico que cualquiera que sepa sobre tecnologías de la información sabe: las tecnologías se crean y la gente les da un uso social. Por ejemplo, las primeras bicicletas no eran más altas y bajas por la búsqueda de su estabilidad óptima (de hecho hoy en día encontramos todo tipo de bicicletas diferentes) sino que en la época en la que se crearon, las mujeres las usaban para ir a trabajar y si eran demasiado altas se les veía las piernas y estaba mal visto. En el caso de las gafas inmersivas los jóvenes serían, como siempre, los más entregados a esta nueva realidad. Veríamos como progresivamente quedan expuestos a esta nueva creación que, irónicamente y como se afirma en el libro, le podríamos llamar OASIS: un lugar donde desconectar y despreocuparse del mundo real, en el que sólo se tendrían en cuenta los intereses dentro de una gran red virtual y los problemas del mundo offline irían menguando en nuestra mente pero creciendo en el exterior de esas gafas.

Por eso me asusté cuando vi que Facebook había comprado Oculus VR, porque no quiero concebir mi vida entera detrás de unas gafas y un traje háptico. Menos aún cuando quedan demasiadas asperezas que limar en la sociedad en la que vivimos como son las constantes guerras en paises en desarrollo, el cambio climático, la gran desigualdad entre países de “occidente” y el resto, la inestabilidad de la democracia que vivimos… y que parecen irreparables siempre y cuando los grandes monopolios solo quieran cegarnos con grandes dosis de bienestar y lujuria materialista que somos totalmente incapaces de rechazar. Estamos en un punto donde la tecnología tiene un papel tan trascendental en nuestra vida que ya no son un medio, sino un fin. Es decir, han tomado un rol en el que las personas percibimos que para llegar a aspirar a ser mejores debemos usar la tecnología, como si fuera la única vía.

¿Conspiranoico? Yo lo llamaría evidencia.

Share Button

Toni Tort  

Optimista y soñador convencido. Vivo por mis ideas, sueños y proyectos que nutro sacando inspiración de quienes me rodean. Creo en el ser humano y el poder la creatividad. 33% diseñador, 33% estratega y 34% creativo.


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR