La culpa es del diseñador

   /   4 diciembre 2013   /   Diseño La culpa es del diseñador

Si te dicen que te dedicas a “haces dibujitos”, quizás es porque no te has tomado el tiempo necesario para explicarlo

Todos conocemos a alguien que se hace llamar “diseñador” porque sabe toquetear un poco las capas de Photoshop, comprende un poco el uso de las curvas de Bézier de Illustrator y sabe programar media línea de código. Es la típica persona que se dedica a hacer “diseñitos” en tres segundos, que revienta los precios de mercado y está registrado en todas las webs habidas y por haber con tutoriales, cursillos y video-tutoriales de YouTube. Es aquella persona que te quita el trabajo porque lo hace “más barato y más rápido”, y además seguramente aceptará las mil correcciones del cliente. Pero no nos engañemos, el problema no es de este tipo de “diseñadores”, sino del cliente que tiene metida en la cabeza la frase “lo hará mi primo el diseñador” y en nosotros mismos, los diseñadores.

Los diseñadores somos los primeros que no hacemos pedagogía: habitualmente no nos paramos a hablar con el cliente y a explicarle bien que lo que necesita tiene un precio, no porque seamos divos y queramos cobrar eso, sino porque incluye una importante inversión en horas de trabajo, conocimientos adquiridos, experiencia y miles de situaciones imprevistas a las que nos han enseñado a hacer frente. Si no intentamos ni siquiera este razonamiento, el cliente solo ve que: “este diseñador me cobra 300€ por un logo y mi primo me hace algo que me gusta por 10€”. Y el cliente no es tonto, señores. El cliente, si solo ve la diferencia económica, escogerá el más barato. No para joder al diseñador, sino porque invirtiendo menos tiene algo que le convencerá (pero que no será correcto, ni eficaz, ni tendrá estrategia detrás, ni cubrirá futuras aplicaciones… ya lo sabemos). Pero ÉL no lo sabe. El cliente no verá nunca la diferencia entre la Comic Sans y una Helvetica, porque para él son solo letras, ni tampoco verá que si el logo está hecho con Photoshop luego no podrá hacer una valla porque se le pixelará.

Personalmente he trabajado con muchos tipos de clientes, desde grandes empresas a autónomos, y con diferencia, con quienes he trabajado mejor siempre ha sido con aquellos con los que he invertido un poco de tiempo en “educar”. Se trata de explicar las cosas, no de hacer un logo divino al estilo Bauhaus con un concepto que solo entendemos nosotros y pretendamos que el cliente nos compre: él solo verá cuatro rayas, dos formas geométricas y el nombre de su empresa, ergo deducirá que le cobramos 300€ por hacer esos “dibujitos” que “se hacen en 5 minutos”.

Lo mismo pasa con vender estrategias en redes sociales a empresas que hace poco que tienen página web o que no creen en Facebook o Twitter: no ven el potencial que hay allí porque nadie les ha enseñado nada, nadie cree en intangibles de buenas a primeras y es nuestro trabajo explicarles qué pasa “al otro lado”, incluso con ejemplos reales.

Dejémonos de milongas: si surgen plataformas como Adtriboo (no las defiendo) es porque somos incapaces de explicar en qué consiste nuestro trabajo y la importancia que tiene. Los diseñadores tenemos tendencia a ahogarnos en nuestro mar de Pantones, tipografías y líneas parangonadas y creer que el resto del mundo es idiota porque no tienen nuestra visión de “lo importante que es un buen diseño”. Pues dejémonos de tonterías y como reza The Creative Riot: ¡actuemos!

Vale… quizás no toda la culpa sea del diseñador. Pero reconozcamos que un poco tenemos!

Share Button

Cris Busquets  

Crítica con todo lo que me rodea, me gusta cuestionarlo todo y buscar siempre el "otro punto de vista"; nada es nunca lo que parece. Me interesan el branding y las marcas, el diseño, el mundo digital, el arte callejero y la música de Bowie.... Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?



6 opiniones

  1. Francesco dice:

    Hola! No estoy muy de acuerdo contigo. Es verdad que es importante “educar” al cliente y a la vez también a los futuros diseñadores y profesionales que se relacionan con el diseño. Pero, no hay que olvidarse de una cosa: hay muchas entidades, empresas y sujetos que deciden deliberadamente ir a lo más barato porque le importa un comino el diseño. No por falta de conocimiento, sino porque se basan en una ley de mercado muy simple: lo barato es “mejor” a corto plazo y me evita gastarme un pastizal que no puedo/quiero permitirme, sea cual sea la calidad. Sino, no existirían Mc Donald’s, Ikea, etc.
    Además, hay diseñadores que muchas veces hacen un trabajo gratis para conseguir uno de pago. Esto destroza el mercado, sea cual sea la sensibilidad de un cliente hacia el diseño. ;)

  2. cbusquets cbusquets dice:

    Hola Francesco!
    Ahí tienes razón, pero creo que educando al cliente quizás conseguiríamos cambiar alguna cosa, ni que sea un poquito. Lo que está claro es que nos destruimos el mercado nosotros mismos (o aquellos que son “diseñadores” no vocacionales que les da igual).

    Gracias por el comentario! ;)

  3. […] sepa, no se abre un agujero negro y se traga tu ordenador si no la usas. De hecho, como apunté en un escupitajo anterior, el cliente solo ve letras: no sabría diferenciar una Helvetica de cualquier otra […]

  4. […] campaña. Hoy hablaré de algo que me toca de cerca, mi profesión. Hace unos meses escribí que la culpa de todo esto es del diseñador (no lo niego), pero siguen sucediendo cosas que no logro […]

  5. […] poca experiencia en este mundo, pero creo que si diseñas una marca que es la hostia y el cliente no la sabe aplicar, no sirve de nada. Tú habrás cobrado, pero no habrá servido de nada dedicarle infinitas […]

  6. cool dice:

    Esta mañana, hemos firmado en mi oficina un acuerdo-contrato con una potente firma automovilistica para diseñarles muchas piezas/campañas que hasta ahora les hacia una agencia de renombre por una razón, somos bastante baratos… Nosotros somos una agencia de producción y solo estoy yo como director de arte, creativo, arte finalista y todo lo que en la agencia renombre hace un equipo de 5 o 6 personas. Evidentemente mi trabajo no alcanzará los niveles de calidad, elaboración, estudio y técnica de la citada agencia. El cliente es perfectamente consciente de ello, pero sabes que opina al respecto? Se la pela! Solo ve un trabajo aparentemente similar al que le hacían por menos pasta y que le vale para al menos un 40% de la ocasiones. Así que tenemos a una buena agencia que hace normalmente bien su trabajo, un cliente muy bien educado en marketing, diseño y publicidad y el final cual es?, que el trabajo se lo lleva otro mas barato porque se gasta una décima parte en plantilla cualificada. Culpa de la gran agencia? Culpa nuestra? O culpa del cliente?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR