Galletas Príncipe: un mal cambio de su receta

   /   11 mayo 2014   /   Branding Galletas Príncipe

Las Galletas Príncipe han cambiado su comunicación y su receta, algo que ha indignado a sus consumidores, a los que ignora.

“Si algo es único y funciona, no lo cambies”
A veces me preocupa que premisas publicitarias tan básicas como ésta, que se enseñan ya en primero de carrera, sean precisamente en las que algunas grandes empresas acaban metiendo la pata. Hoy vengo a hablaros del caso de las galletas Príncipe, uno de esos productos de consumo habitual (tanto en las casas con niños como en las de ya no tan niños) y que engullimos sin pararnos a pensar demasiado en su sabor o características.

Modernización de la marca

Empecemos por el principio: la submarca LU, perteneciente al grupo empresarial Mondelēz International, está terriblemente mal posicionada en los buscadores. Y no hablemos ya de sus páginas web: LU cuenta con tres webs completamente diferentes: una para Francia, otra para Bélgica y otra para Holanda. LU, sin embargo, es la marca que se encuentra detrás de productos tan conocidos como las galletas Príncipe, Oreo, Tuc o incluso tras los productos Mikado. Aún me sorprende que haya llegado tan lejos…

De los productos citados anteriormente las galletas Príncipe es del que menos publicidad se ha hecho (realmente, ahora mismo no consigo recordar ninguna campaña), aunque siempre se ha mantenido la imagen del príncipe propiamente dicho como símbolo identificativo que aparecía en todo el packaging. Ahora, de un día para otro (¿les habrán bajado radicalmente las ventas del producto?), a alguna mente brillante se le ha ocurrido que las galletas Príncipe debían modernizarse, lo que ha dado lugar a una tímida campaña en televisión:

Está bien, lo primero que vemos es un cambio en el estilo del dibujo del príncipe. Modificar tu símbolo de marca siempre es un riesgo, aunque a menudo se trata de un riesgo obligado para aquellas marcas que no quieren tener un aspecto desfasado respecto al contexto social actual.
Al margen de la historia que intentan contarnos (que si te comes una galleta Príncipe adquieres la fuerza suficiente como para volar en un dragón, algo que casi me encajaría mejor como argumento de la marca Red Bull), el anuncio pretende ser informativo: han cambiado la receta de las galletas, ahora tienen un 40% menos de grasas saturadas (¿¡cuántas tenían antes?!) y el envase también ha sido modificado. Ahora bien, cosas que no se dicen literalmente pero que se dejan caer entre líneas:

  • “Descubre las nuevas galletas Príncipe, con un 40% de grasas saturadas y con su delicioso sabor a chocolate”, explica el spot. Es decir: el chocolate es el mismo, pero la galleta no.
  • El cambio en el envase. Ahora la galleta es más grande, pero el paquete también trae menos unidades. Y el nuevo sistema de cierre adhesivo es más molesto que otra cosa, porque todas las migas se quedan pegadas en él.

Los amantes de las galletas Príncipe, cabreados por el cambio de la receta

Este es sólo uno de los titulares que han aparecido recientemente en algunos medios de comunicación. Hoy en día los consumidores hemos ganado muchísimo poder en la relación con las marcas, a las que cada vez es más fácil y frecuente que podamos quejarnos.
Tal es así que la queja acerca del cambio del producto ha llegado hasta la plataforma Change.org, una web que poco a poco ha ido adquiriendo gran éxito y que se utiliza para solicitar firmas para pedir todo tipo de cambios o emitir todo tipo de quejas.

Redes sociales colapsadas

Basta ya de tomarnos el pelo con frases absurdas sobre que sienten que las nuevas galletas no sean de nuestro agrado y empiecen a reaccionar, porque los que van a perder son ustedes. Maldita la hora en que se les ocurrió hacer este cambio.
Este es solo uno de los muchos mensajes de descontento que han llenado los perfiles sociales de la marca. Dichos perfiles han sido ocupados por comentarios de usuarios cabreados en los que se compara el cambio de la receta de las galletas con algo tan drástico (pero en negativo) como el paso del VHS al DVD, o en los que se quejan de que ahora han de comprar más paquetes y a un precio más elevado para cubrir las necesidades de sus hijos. Algo me hace pensar que los Community Managers de la marca se están cagando en todo.

“Si algo es único y funciona, no lo cambies”. Es muy complicado conseguir un producto diferenciado en un sector tan “básico” como es el de las galletas, y Príncipe lo había logrado ya años atrás. Tanto el sabor de la galleta como el formato de la misma eran únicos y diferentes a todos los demás del mercado, y era precisamente por ello que los consumidores de la marca valoraban el producto. Con el cambio, ahora las galletas Príncipe se asemejan a las de una marca blanca demasiado cara.

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR