¿Especialistas en todo?

   /   17 marzo 2014   /   Véndete ¿Especializarse o no?

La eterna duda: ¿qué valoran más las agencias, un perfil muy especializado o alguien que toque todos los palos a medias?

Hoy vengo con un poco de mala leche y dispuesta a contradecir lo expuesto en los posts de “Cómo encontrar empleo con todo en contra”. ¿Descubrir qué se te da mejor y explotarlo? ¡Claro! Pero es que el mundo laboral es, en esencia, contradictorio.

En el momento en que empiezas a moverte y a buscar empleo has de pasar por el trámite de las entrevistas de trabajo. Se trata de un proceso inevitable y en el que deciden si eres apto para ocupar un puesto laboral o no, y claro, algo que seguro te preguntarán es qué habilidades tienes o qué cosas sabes hacer. Aquí podemos dar dos posibles respuestas:

1. “Soy redactora publicitaria. Soy capaz de redactar diez eslogans diferentes y súper potentes en una sola hora.”

2. “Sé escribir. Sé qué características ha de tener un buen eslogan y tengo capacidad para crear textos publicitarios, tanto breves como más extensos. También sé un poco diseño gráfico, lo que es Photoshop, inDesign e Illustrator. Sé un poco de lenguaje hmtl y un poco de optimización en SEO.”

Así, de entrada, ¿a quién de estas dos personas contrataríais? Veamos, ahora, la pregunta que se le haría en una entrevista de trabajo a cada una de ellas:

1. ¿Y qué más sabes hacer?

2. ¿Y qué nivel tienes en todo esto que sabes hacer?
Y ahora, la respuesta que se daría en cada caso:

1. Ya está, sólo redactar textos publicitarios. Pero soy jodidamente buena, de verdad.

2. Bueno, los eslogans me salen a veces, cuando estoy inspirada. Para los textos publicitarios sí, tengo bastante habilidad y te puedo escribir varios en un mismo día. De diseño gráfico… ya sabes, lo básico, pequeños retoques. ¿Pulir las fotografías de vuestro catálogo? No sé si sería capaz de hacerlo, yo es que soy más de hacer montajes. De html sé lo básico… no, no sería capaz de programar toda una página web. Y de SEO, sí, conozco también lo básico.
¿A quién de las dos personas contratáis ahora?

A mi parecer, estamos en un momento en que las empresas priorizan la reducción de costes por encima de las habilidades del individuo. El mercado laboral busca a personas jóvenes, a las que puedan pagar poco y que sean especialistas en todo: tener en plantilla a un trabajador que es capaz de desempeñar una única tarea no es una opción rentable, por muy bien que lo haga, porque seguro que hay alguien que lo haga igual de bien y que sea capaz de desempeñar también otras funciones. Pues querida sociedad, tenemos un problema. Puedo dedicar mi vida entera a especializarme, primero en una cosa, después en otra… pero hasta entonces siento que sé hacer tantas cosas que realmente no sé hacer bien ninguna. Pero eres joven, esa sensación se debe únicamente a la falta de experiencia, diréis, y tendréis razón. Pero, ¿en qué me especializo ahora?

En este punto llega el repetido consejo “oriéntate hacia aquello que se te dé mejor”. El problema es que a estas alturas ya hay mucha gente que sabe escribir muy bien, diseñar muy bien o dibujar muy bien; podemos contar con los dedos de una mano la cantidad de individuos con una especialización tal (o con un don innato, que también) que consiguen destacar sobre el resto de los que se dedican a ello en su mismo territorio o incluso a nivel global. Aun así, uno puede pasar años practicando algo y seguir siendo mediocre, nada está asegurado.

Por otra parte, y ya a nivel personal, soy una clara defensora del “tocar todos los palos”. Creo que son demasiadas las cosas que podemos aprender como para ofuscarnos en un único algo muy concreto. Si buscamos la exageración… ¿os imagináis que alguien os diga “sé escribir, pero solo con el lápiz, con el bolígrafo no”? O que sabe dibujar, pero solo mientras se le pida que haga rostros de personas; que sabe conducir, pero solo si circula por las calles de un pueblo, nada de salir a la autopista; que sabe tocar el piano, pero solo con la mano derecha. Me hartaría a poner ejemplos, y es que ninguna habilidad que podamos tener se encuentra aislada, sino que se va bifurcando poco a poco hasta conectar con habilidades que pueden ser incluso muy diferentes a la inicial. Y eso es algo importante en una empresa: que el trabajador tenga una mínima capacidad para seguir todo el proceso, en vez de ser un obrero autómata que hace su parte y se desentiende de lo que sucede antes y después de él.

¿Creéis que es mejor dedicar vuestro tiempo a especializaros o a aprender cuantas más cosas mejor? Debéis pensar en qué valoran más las empresas, pero sobretodo en qué valoráis más a nivel personal.

Foto: jeffsmallwood

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR