El control de WhatsApp + Facebook. Quien tiene información, tiene el poder

   /   21 febrero 2014   /   Publicidad Facebook, WhatsApp y el espionaje

La compra de WhatsApp por parte de Facebook convierte la red social de Mark Zuckerberg en la máquina de espionaje más potente

Ayer nos despertamos con la noticia de que Facebook compraba WhatsApp por la nada desdeñable cantidad de 19.000 millones de dólares. Podríamos dejar el tema aquí, como una gran compra, pero este paso por parte de Zuckerberg abre muchos frentes.

Durante el pasado mes de enero se empezó a hablar de que Facebook perdía cada vez más usuarios adolescentes, principalmente los del tramo que va hasta los 17 años, justo el que más usa WhatsApp. Personalmente, y pese a que estoy en otro tramo de edad, hace unos meses que desinstalé la app de Facebook del iPhone porque lo único que ganaba con tenerla instalada era perder el tiempo. Si alguien quiere decirme algo, o me llama o (has acertado) me envía un WhatsApp.
No es un secreto que Facebook también pierde usuarios pertenecientes a otras generaciones, además de que la plataforma sigue sin encontrar un modelo publicitario que le permita posicionarse como una plataforma a tener especialmente en cuenta para anunciarse.

Atención porque las cifras marean: WhatsApp tiene, en su cuarto año de vida, 450 millones de usuarios (un 70% son activos) y registra un millón de descargas diarias. Para que nos hagamos una idea, WhatsApp mueve más de 10.000 millones de mensajes y 400 millones de fotografías cada 24 horas. Además, es líder en prácticamente todos los países del mundo, exceptuando China (país al que no le dejan acceder) y Japón, liderado por Line.

Más allá de si es un buen movimiento estratégico por parte de Facebook (es pronto para valorar si esta cantidad es correcta o sobredimensionada), a mi me preocupan mis datos:

Facebook ha tenido siempre problemas con las cuestiones referidas a la privacidad de lo que sus usuarios cuelgan en la red social y WhatsApp ha tenido durante los últimos años diversos fallos que han puesto en entredicho su seguridad. Así que la pregunta es: ¿qué van a hacer con mis datos?
La plataforma de Zuckerberg no ha conseguido que nadie le ceda su número de teléfono (¿alguien lo tiene configurado en su cuenta?) y con la compra de WhatsApp se hace con millones de números. Con el caso de las escuchas de la NSA todavía caliente, este hecho no pasa inadvertido.

La base de datos que crearán al cruzar datos es inmensa: 1.100 millones de usuarios por parte de Facebook y 400 millones por parte de WhatsApp (a la que habrá que añadir la de Instagram). Información es poder y Facebook lo tiene muy claro.

No ayuda la poca credibilidad de Zuckerberg cuando afirma que no habrá cambios para los usuarios de WhatsApp. Dijo lo mismo cuando Facebook compró Instagram y a los 18 meses ésta ya incluía banners publicitarios.

Quizás ha llegado la hora de probar otras apps de mensajería instantánea como Telegram o UppTalk y empezar a dejar de lado Facebook, quee, a fin de cuentas, ¿qué beneficio nos aporta? a mi juicio, una ventana abierta a la vida de los demás que poco o nada necesitamos para vivir la nuestra. Por ahora Alemania insiste en que se deje de usar WhatsApp debido a su reiterada negativa a adecuarse a la legislación europea en cuanto a la seguridad y tratamiento de datos.

La polémica está servida.

Share Button

Cris Busquets  

Crítica con todo lo que me rodea, me gusta cuestionarlo todo y buscar siempre el "otro punto de vista"; nada es nunca lo que parece. Me interesan el branding y las marcas, el diseño, el mundo digital, el arte callejero y la música de Bowie.... Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?



Una valiente opinión

  1. Ainoa Ainoa dice:

    Lo de Facebook ha sido un éxito extraño, y es que de un día para otro nos vimos obsesionados por conocer hasta qué le comenta el amigo de nuestro amigo a otro amigo que ambos tienen en común. Hace ya algún tiempo que se habla de que a Facebook le quedan 1, 2 o como mucho 3 años de éxito, pero me temo que si Facebook llega a dejar de interesarnos es porque ha aparecido algo bien muy similar, bien exactamente igual pero con otro nombre y otra estética.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR