Creatividad más allá de nuestras fronteras (Parte I)

   /   21 abril 2014   /   Publicidad Guisantes y Google Glass

¿Pizzas de pescado? ¿Guisantes con Google Glass? Descubre la publicidad fuera de España, seguro que te sorprenden.

Normalmente todo cuanto vemos de publicidad es lo que llega hasta nuestro país, lo que a menudo también provoca una sensación de que los anunciantes carecen de originalidad y de que se limitan a reutilizar ideas que ya han funcionado antes. Sin embargo, al otro lado de nuestras fronteras se realizan muchísimas campañas publicitarias frescas y con un estilo al que no estamos tan habituados.

Pizzas de pescado

Hoy os traigo algunos ejemplos de creatividades que se realizan fuera de España. La primera de ellas pertenece a la marca Followfish, una empresa que vende tanto conservas de pescado como pizzas ya preparadas y en las que el pescado es el ingrediente estrella (aunque también tiene algún que otro producto para vegetarianos y pizzas con carne). El principal atributo de la marca es la pesca “con mimo” de sus materias primas y, por tanto, la calidad de los productos que llegan hasta el consumidor. Sin embargo, cuando uno empieza a ver el anuncio se espera de todo menos que el producto sea una pizza de estilo calentar y listo. No sé a vosotros, pero a mí la estética tan limpia, el tipo de música de fondo e incluso los movimientos y transacciones de cámara me llevan a pensar en los anuncios de Apple. Aquí tenéis el spot de la campaña:

 

Tarjetas de memoria (de teléfonos móviles)

Y ya que hablamos de Apple, veamos ahora un spot con un estilo tecnológico completamente diferente. En este caso la campaña pertenece a la marca Samsung y permite abrir un debate acerca de qué producto es el que se nos está vendiendo realmente. El anuncio gira entorno a una inverosímil capacidad de adaptación y resistencia de las tarjetas de memoria, esas diminutas piezas que colocamos junto a la batería y la tarjeta SIM de nuestros móviles y en las que se van almacenando fotografías, vídeos y demás archivos de nuestro teléfono.

Muy bien, todos sabemos lo que son y somos conscientes de haberlas colocado en su sitio al comprar un móvil nuevo o, en muy rara ocasión, si hemos comprado una tarjeta de memoria independiente para cambiarla por la que nos venía por defecto. Las tarjetas de memoria no son algo que solamos adquirir de forma independiente, sino que más bien constituyen un elemento a tener en cuenta al comprar nuestros teléfonos móviles: si nos falta decidir entre dos o tres modelos de móvil con pequeñas diferencias de precio pero prácticamente las mismas prestaciones, a menudo estamos dispuestos a pagar un poco más a cambio de tener una mejor memoria. Igualmente, la tendencia generalizada cuando descubrimos que no nos queda espacio para guardar cosas en el móvil es la de empezar a borrar las fotos de gatitos, y no la de salir corriendo hasta una tienda de telefonía en busca de una memory card con mayor capacidad.

Así pues, ¿Samsung nos está vendiendo realmente las tarjetas de memoria? ¿O nos está vendiendo la calidad de almacenamiento de todos los teléfonos móviles de la marca? En este último caso, Samsung estaría consiguiendo lanzar un mensaje inmenso a partir de un único spot: “eh, si lo que te interesa es tener una buena memoria, nuestros teléfonos móviles (cualquiera de ellos) son tu mejor opción”.

 

¿Guisantes? ¿Google Glasses?

Para acabar, y siguiendo con el aire de estilo en principio tecnológico, ahora quiero que veáis un spot que a mí personalmente me ha encantado. Hace ya algunos años que se habla mucho del desarrollo de las Google Glasses, unas gafas pensadas para incorporar la vertiente virtual a muchas de nuestras rutinas. Hace algunos días, además, se dio a conocer que Google había lanzado al mercado unos primeros prototipos a un precio desorbitante y que la intención era que las experiencias de los compradores sirvieran para acabar de desarrollar el producto.

En este anuncio vemos el inicio de una cena familiar en la que todos los miembros de la casa llevan puestas unas supuestas gafas de Google. En la escena somos testigos de cómo la madre intenta servir la cena mientras el marido y los hijos interactúan con su particular universo virtual. ¿Qué demonios nos están queriendo vender? ¿Las Google Glasses? ¿Un buen plato de guisantes? ¿Muebles de Ikea? Oh, espera… ¡se trata de una entidad bancaria!

Anuncios que cuentan una historia, que hacen sonreír y que son de todo menos previsibles. La buena publicidad no está extinguida, ni mucho menos: sólo hay que saber mirar un poco más allá de lo que nos ponen debajo de nuestras narices.

Share Button

Ainoa Marco  

Estudiante de Publicidad y RR.PP. ¿Fotógrafa? ¿Diseñadora gráfica? Brotes verdes de artista. Reflexiva. Curiosa. Ciudadana del mundo. Ver perfil →


y tú...¿qué opinas?



Una valiente opinión

  1. […] vuelvo con una segunda entrega de campañas creativas que se llevan a cabo fuera de nuestro propio país. En este caso nos vamos […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR